sábado, 14 de octubre de 2017

Entre el nacionalcatalanismo y el otro

Estamos viviendo un momento patriótico que deja mucho que desear, el españolito medio que llevaba tiempo metido en el armario salió a la calle a reivindicar lo que considera suyo, y es una bandera, sin más, porque detrás de ese patriotismo no hay nada más. Al otro lado el nacionalcatalanismo sacó la suya, se inundaron las calles con gentes venidas desde lugares extraños porque no todos son catalanes, he visto reivindicaciones de sitios que no sabemos ni donde están en el mapa.
    Pero todos estos, a un lado y a otro, a parte de sacar banderas y cantar el segador o el tralarí tralará de soy español, español de forma cansina ¿ que hacen por su país ? ¿cuando hay desahucios salen a defender a sus compatriotas? ¿Cuando el paro atenaza a un sector amplio de la sociedad salen a manifestarse? Pues no, el patriotismo queda reducido a la chirigota.Hace poco hemos visto a un torero pasearse por la plaza con una bandera pre constitucional, es cierto que la España de los toros tiene algo que ver con la España de Franco y quizás el torero quiso recordarlo, pero también ha habido taurinos entre los republicanos y no digamos entre los monárquicos. El asunto fue de mal gusto.Pero es que un sector de "patriotas" demanda, un patriotismo de pandereta y sangre. 
   En cuanto a los otros, a los nacionalcatalanes, aunque vayan de auténticos y "finos", la finura es otra cosa, durante años no quisieron ver quien era realmente el venerable,que pasará a la historia de España y de Cataluña en particular como un tipo con la mano bien larga,más interesado en los negocios familiares que en  bienestar de su pueblo, y lo peor es que Madrid lo sabía.

Teresa Rodriguez una alternativa a Dña Susana

Muchos andaluces están hartos de Susana Diaz y sus políticas de pactos, pactos con el Santander, los pisos del banco no se tocan, pactos...