sábado, 11 de agosto de 2018

Lupe Sino, una triste historia de amor.

A mi el mundo del toro no me interesa nada, es más lo detesto, me parece un espectáculo cruel, carente de arte y sensibilidad, pero voy a hablar de una historia de amor.El amor me interesa en todas sus facetas, al margen de la profesión de los protagonistas.

Yo siempre pensé que Lupe Sino era mexicana, y no, era española de Guadalajara, pero vivió mucho tiempo en Mexico, de ahí viene mi confusión.

Lo que la España torera y cañí hizo con esta mujer fue bochornoso, la pareja vivía una historia de amor, sin el consabido compromiso vía altar, ellos sabrían porqué, en la España de aquellos años había también españoles "anómalos"vamos a llamarlos así, y eso en aquel mundo machista era mal visto. A Lupe Sino no la quería nadie, ni el entorno taurino, ni el familiar, Lupe para la España de la época era poco menos que una puta que se aprovechaba del torero.En aquella España cañí se decía que Lupe ya se había acostado con otros toreros, fuera cierto o no a Manolete no le importó, pero a la rancia sociedad de aquella época si.

La pareja tenía pensado contraer matrimonio al año siguiente, y cuando fue corneado de muerte (al parecer le pusieron una transfusión de sangre de un grupo sanguíneo distinto al suyo que le provocó un shok anafiláctico) no dejaron entrar a la actriz por miedo a que  contrajera matrimonio in articulo mortis, hay que ser cruel, el encargado de impedir el acceso fue el torero Luis Miguel Dominguín. 

Aquello debió ser duro para ambos, el torero debió pensar en su lecho de muerte que ella se desentendía en momentos tan amargos, y  ella pasó a la historia como al novia de Manolete, no despuntó en el cine, y su estrella se apagó lentamente, falleció en 1959 de un derrame cerebral a una temprana edad, tenía tan solo 42 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abascal y su fichaje estrella,el cómico Arevalo.

La formación VOX está dando que hablar, otra cosa es que sea para bien.En los partidos la captación de "celebritis" siempre ha...