miércoles, 24 de enero de 2018

Porqué muchos dejamos de comer carne.

Los animalistas solemos ser motivo de burla en el peor de los casos, de sonrisa irónica en el mejor.
Yo dejé de comer carne de ternera cuando tenía veintipocos, tuve la mala suerte de ver un reportaje sobre un matadero,aquello me impactó, pero aún tardaría bastante en dejar de comer cerdo y pollo, fue el año pasado, tampoco como moluscos, que me gustan, pues hay que ponerlos al fuego vivos.

Recuerdo cuando vivía en Sevilla, ciudad que gusta poco de perros y sobre todo de gatos, era motivo no de burla, pero si poca simpatía por gustar de los animales, no he visto ciudad con menos empatía hacia ellos.

En Europa hay una concienciación y van más allá,me refiero al tema de las langostas, pero si aquí maltratan a los toros porque es arte, imagínense dormir a una langosta, somos igual que  los antiguos Iberos que en poco hemos evolucionado.

Ayer vimos una imágenes sin sentido, un hombre dándole una paliza a un jabali, aunque más me pareció un cerdo no muy grande, pues lo cogió y lo vapuleó, alguien lo grabó con una cámara y va a ser sancionado.

Normalmente el animalismo se asocia a la izquierda, pero lo cierto es que también los hay en la derecha y no toda la izquierda lo es. Es algo que va en la conciencia de cada cual.

San Juan de Alicante, el pueblo donde vivo es ejemplo en el buen trato animal, hay colonias de gatos que cuentan con la ayuda del ayuntamiento y dos parque para perros. 

Doña Sofía, por Carmen Enriquez. Algún comentario personal

La periodista Carmen Enriquez ha escrito un libro sobre la Reina Sofía; ya he perdido la cuenta de cuantos van sobre  la familia real, qu...