martes, 17 de abril de 2018

Cuando la vulgaridad se hace bella.

El título engaña, la vulgaridad no es bella,aunque hay alguna que otra frase dicha por alguien que en principio no tengo ni idea de quien es, y que circula por Internet. 
El cartelito elegido es cierto, ni dinero ni corona sobre la cabeza, aunque algunas monarquías den una pátina de normalidad a algunas consortes. Si provienes de un medio pobre o empobrecido por circunstancias que impone la vida, hay determinados comportamientos que a veces no podemos controlar.No se trata de criticar la pobreza, pero influye en el estilo de vida.

Hoy impera lo políticamente correcto en todo, y escribo este post después de haber leído un libro, Arden las redes, y que comparto en muchas cosas. Aveces es mejor abstenerse y no opinar, porque si opinas te pueden tildar de todo menos bonita. Se ven frases por las redes sociales desacertadas y que producen incluso confusión. La tele contribuye a ello, así no hace mucho vi a un personaje estrambótico, casado con una celebrity antaño cantante,llamar la atención de cualquier forma, porque no tiene otra cosa que ofrecer, pero este tipo de personajes encantan a muchos , llenan locales de moda e incluso programas de televisión, es la vulgaridad aceptada de forma general, los hay de distinto tipos,incluso hijos/as de famosos. No sucede en todos los países, en los nórdicos y centro Europa no, y creo que en Francia tampoco.
Que tenga que ser Chile quien haga ese comentario, nos da una idea del ambiente que se vive en España.
Lo políticamente correcto no soluciona determinadas situaciones que se viven en España, país donde vivo, no voy a entrar en lo que hacen en otros.

Por desgracia en el enjambre de la izquierda es donde más se da, que yo me identifique con políticas de izquierdas no significa que acepte todo, hay un sector de la izquierda que es más silencioso que el que se mueve por las redes sociales. No se puede aceptar todo, porque los fundadores del marxismo tampoco lo aceptaron, solo que este concepto ha evolucionado porque la sociedad también lo ha hecho, cuando Marx escribió El Capital, había dos mundos, una clase alta y otra de miseria absoluta, la clase media era muy escasa, casi inexistente. Pero no nos engañemos, en la derecha el panorama es igual, aunque también es cierto que hay un sector que prefiere guardar silencio.

Y si hablamos de la monarquía,dan ganas de salir corriendo, hoy prima la felicidad del heredero pero algunos parece que nacieron en un arrabal (*)y no lo digo por el nuestro, vaya la aclaración por delante.En algún caso concreto que omito pero cualquiera puede entender no hubieran querido a una nuera de tal calibre ni siendo gente corriente y "vulgar"y lo de vulgar va entre comillas, porque entre el pueblo llano también queda gente con sentido común.

* Hay hombres a los que  les atrae la vulgaridad. 

La exhumación de Franco o como no morir en el intento.

La exhumación de los restos de Franco se prevé complicada, el estado no tiene poder sobre la basílica que es gestionada por los benedict...